ZZ…Continúo aun hoy en día, escuchando buen Rock and Roll y con la misma idea de cambiar el mundo…ZZ

sábado, febrero 03, 2007

Hay un negro que se mete a la casa por el patio


Hay un negro que se mete a la casa por el patio
Hay un negro que se mete a la casa por el patio, este se monta en la pared desde un terreno baldío y se baja en nuestro solar por la mata de mango, que está en el patio de atrás; él me ha robado todo cuanto pueda cargar consigo… me ha robado: dinero, la cámara fotográfica Cannon, una maquina de escribir Olivetti, la olla del espagueti, comida, latas de atún en aceite de girasol y frascos de pasata, una linterna Rayban, una botella de whisky etiqueta negra y una de vino espumante, una silla de mimbre y un elefante de porcelana que pesaba muchísimo; nos tiene embromados este ladrón, nos tiene jodidos ese cabrón, cuesto figlio di puttana… me decía Emidio Santostefano una tarde en la galería de arte “Matisse” en Valencia del Rey, mientras escuchábamos a el grupo “Area” o a “La Premiata Forneria Marconi” o “Al Rovescio de la Medaglia” o a “Il Canzonieri del Lazio” o a ”Ricardo Cociante y su “Bella senza anima”, “povero diabolo que pena me faiiiiiii… e adesso spogliateeeeee”, o a Rita Pavone con su: que buenas son las papas con un poco, poco, poco de tomate…¿y que me dicen de Lucio Dalla?
Le he puesto esos reflectores al patio para iluminarlo, botellas quebradas encima del muro, alambre de púas y he puesto a patrullar treinta gansos y ocas blancas para que avisen; pero de nada han servido mis esfuerzos porque “el negro” se mete y roba, el negro carga con todo cual urraca.
En ese momento entra Mario, el hijo de Emidio gritando asustado al recibo –“el negro se esta metiendo, el ladrón se esta bajando por la mata de mango!!!!!!!!”
Emidio coge un machete afilado y se dirige al patio, yo corro hasta mi carro y saco de la guantera mi pistola Beretta 9 mm, la monto y corro con mi pistola en mano, hacia el patio trasero de la galería…
Efectivamente hay un hombre que esta bajándose de la mata de mango, se le ven las piernas, tiene puestos unos zapatos de goma color blanco marca Nike, camisa de color morado, cabello peinado al estilo rastafari y usa un pantalón beige de kaki… yo estoy muerto de miedo, estoy literalmente cagado del miedo, pero tengo que hacerme el valiente.
Emidio lo jala de una pierna y yo lo halo fuerte del cinturón haciéndolo caerse de culo a la tierra, lo ponemos boca abajo y yo le pongo violentamente la pistola en la oreja derecha, gritándole: no te muevas coño e´tu madre porque te mato, corran y llamen a la policía ¡rápido!, ¡rápido!, negro hijo de puta, ladrón, coño e´tu madre, no te muevas porque “te quemo”… le bajamos entonces los pantalones hasta las rodillas para que no huya, le pusimos las manos en la espalda, reza lo que sepas negro coño e´madre, negro e´mierda… y el hombre temblando de miedo decía: “no me maten, no me maten” mientras lloraba, yo no he hecho nada”, cállate negro e´mirada, borracho, cochino, hijo e´puta, sucio, mal parió, cállate que ya viene la policía y te van a llevar preso por ladrón y por coño e´madre.
Llega entonces Francesca, la esposa de Emidio desde la cocina gritando: “déjenlo quieto que es el jardinero, que me pidió permiso para coger unos mangos para almorzar, déjenlo quieto que ese no es el ladrón, ese es el jardinero, ese es el negro Juan José el jardinero”. (“ay Juan José, ni con anillo de mucho brillo ni con bastón de punta de oro…”)
Todos nos quedamos quietos en una sola pieza y el hombre se puso en pie con los ojos llenos de lagrimas, la mirada de miedo se le transformó en una de rabia, de puritico odio, se subió los pantalones mientras yo le pedía disculpas, en verdad que no sabia que hacer, me sentí estupido con la pistola en la mano, Emidio soltó el machete y se comenzó a reír y de inmediato yo también me reía pero por los nervios y con vergüenza, mientras el jardinero refunfuñaba y se iba mentando madres, a cortar la grama, a podar las cayenas y a arreglar las flores de capacho… con una tremenda arrechera.
Aprendí esa tarde una gran lección y me fui a mi casa sin pronunciar ni una sola palabra, aunque de vez en cuando, me soltaba una carcajada al recordar lo sucedido, me reía solo, porque el que se ríe solo, de su picardía se acuerda.
Desde entonces nunca más saqué de mi casa, ni siquiera a dar un pequeño paseo a mí amiga italiana, la llamada “Beretta”; desde ese día no utilizo armas de fuego, no soy hombre de pistolas, no soy un pistolero…
Desde ese día cada vez que veo una mata de mango, o un jardinero negro, una sonrisa de oreja a oreja se dibuja en mi cara.

4 comentarios:

La Gata Insomne dijo...

qué cuento tan fuerte!!! que supongo no es cuento.
Se me sale la carcajada, pero después de los lagrimones!!!
Pobre Negro!!!!

Y es que estamos como volados, así que mejor guardate la Italiana bien lejos.

Y tenemos que aprender que no todos los gatos son pardos, te lo dice una Gata.

Me duele pensar que el pobre jardinero, en cualquier otra esquina de cualquier otra urbanización pueda ser tildado de coñoemadre, negroemierda, ladrón, por ser simplemente
Un Pobre Negro

Y bien bueno que les salió el negro!! o debe ser un cuento viejo, porque como andan las cosas, aunque no fuera con él, el odio y la rabia por la humillación,si hubiera sido yo se me hubieran quedado quemándome los ojos, y como mínimo les jodo las cayenas, cachapo y enveneno el mango.

Saludos

Anónimo dijo...

Coño, Carlos pobre negro, que vaina..todo lo que parece no es siempre lo que aparenta ser y lo que aparenta ser,no siempre es.

MDTorres dijo...

Y no se les ocurrió pensar que el jardinero negro era el mismo ladrón que ésta ves tenía la excusa de los mangos? Porque si yo hubiera sido el jardinero, no salto el muro sino que toco el timbre! Será bruto ese Juan José! Bien merecido el susto.
Negro saltando muro, ladrón.
Blanco saltando muro, chavista invasor.
Lo dice la lógica.

Anónimo dijo...

Hola carlos espero que te acuerdes de mi ....soy mario el hijo de emidio santostefano de la galeria matisse.....como te la pasas?????espero que este todo bien por alla......sabes te escrivo porque encontre tu blog y lei el cuento del negro que se mete por el patio.......y me rei muchisimo.......te pedi de perdonar si cometo errores en el escrivir castellano.....bueno espero de poder mantener este contacto con tigo...un grandisimo abrazo desde italia.........y saludos a todos.......
mario luis santostefano

ZZ…En el arte definitivamente hay que atreverse, hay que participar de una subversión por la libertad total como dijo el querido maestro Frank Zappa…ZZ